Las diseñadoras al poder

  • Diseñadoras al poder

    Diseñadoras al poder

    Donatella, la hermana de Gianni Versace junto a su hija Allegra, a quien Gianni nombró su heredera.
  • Vivienne Westwood

    Vivienne Westwood

    La británica hace un moda excéntrica y personalísima.
  • El glamour de Marchesa

    El glamour de Marchesa

    Georgina Chapman y Keren Craig, las integrantes de la firma Marchesa, reina de la alfombra roja.
  • Frida Giannini, alma de Gucci

    Frida Giannini, alma de Gucci

    Lleva varios años liderando la firma italiana con gran éxito. Este otoño viene a España a recibir el Premio Telva de Moda.
  • Rosita Missoni y su hija Angela

    Rosita Missoni y su hija Angela

    El clan Missoni nació con Rosita y Ottavio. Ahora es su hija Angela la diseñadora . La nieta, Verónica, también es un apoyo importante.
  • Carolina Herrera

    Carolina Herrera

    La gran señora de la moda americana es Carolina Herrera. Su hija Carolina le apoya con la línea de fragancias.
  • Rodarte

    Rodarte

    Las hermanas Mulleavy, al frente de la firma americana Rodarte.
  • Diane von Furstenberg

    Diane von Furstenberg

    Le debemos el wrap dress y sus propuestas urbanas y chic.
  • Alberta Ferretti

    Alberta Ferretti

    En Italia abundan las diseñadoras dueñas de su emporio de moda. Alberta es una de ellas.
  • Consuelo Castiglioni, en Marni

    Consuelo Castiglioni, en Marni

    La alegre y vitalista Consuelo convirtió a Marni en una marca de culto.
  • Stella McCartney

    Stella McCartney

    Es una de las diseñadoras más solicitadas por los famosos y con más éxito por sus propuestas personalísimas. Su papá Paul le ayudó, pero el talento es de Stella.
  • Rosella Jardini

    Rosella Jardini

    Moschino se mantiene firme gracias al talento de Rosella Jardini, que trabajó junto a Franco.
  • Anna Molinari

    Anna Molinari

    Otra dama italiana al frente de Blumarine.
  • Sara Barton, la rica heredera

    Sara Barton, la rica heredera

    Tras el fallecimiento de Alexander McQueen, empezó a destacar Sara y más aún al diseñar el vestido de novia de Kate Middleton.
  • Verónica Etro

    Verónica Etro

     Otro clan italiano que ahora descansa en Verónica Etro.
  • Luisa Beccaria

    Luisa Beccaria

    Esta italiana diseña vestidos hiperfemeninos.
Donatella Versace ha sido capaz de mantener la compañía familiar contra viento y marea. En la imagen, con su hija, Allegra.

8/01/2013 07:00 | Mujer.es

Hace décadas, que no había tantas etiquetas de primerísima línea bajo la batuta creativa de mujeres. Hannah MacGibbon en Chloè; Maria Grazia Chiuri (junto con Pier Paolo Piccioli) y nombres como el de Frida Giannini, que ha aportado modernidad y éxitos a la casa Gucci. Dos de las marcas más influyentes -y copiadas- en la estética de finales del siglo XX y principios del XXI también están tuteladas por mujeres: Miuccia Prada, la más innovadora y comercialmente avant-garde, y Consuelo Castiglione, que hizo crecer el imperio Marni de la empresa de pieles de la familia de su marido hasta colocarla en primera fila de la moda.

El matriarcado milanés
En Milán, al contrario que en París, el poderío femenino se ha dejado notar siempre, ya que muchos de sus pesos pesados son firmas familiares con gran tradición en manos de mujeres. Alberta Ferretti, Anna Molinari, ellla al frente de Blumarine, y su hija Rosabela Tarabini como creadora de la etiqueta con el nombre de su madre, Missoni, en manos de la segunda generación, con Angela, hija de la fundadora Rosita, a la cabeza, Etro, con toda la familia implicada, pero Veronica al frente del diseño de mujer. Versace, con Donatella como dignísima sustituta de Gianni. Moschino es capitaneada con mano firme e indiscutida por Rosella Jardini, la que fuera su mano derecha.


Stella, reina de fashionistas

Stella McCartney ha demostrado su talento primero al frente de Chloè y ahora al de su firma. Isabel Marant y Vanessa Bruno, modestas pero impecables, y best-seller en un rango medio de precios. Rodarte, con las hermanas Mulleavy al frente; Marchesa, especialistas en modelos para la alfombra roja liderada por Georgina Chapman y Keren Craig. Sophie Albou, que se esconde tras la popular etiqueta Paul & Joe.
La conocida headhunter y consultora de moda Florianne de Saint Pierre declaraba al Women's Wear Daily que "esta nueva situación refleja un gran cambio. A principios de los 90, todos los directores creativos de las grandes casas eran casi todo hombres. Tal vez este hecho se deba a que la moda actual es más real.

Donatella, contra viento y marea
Donatella Versace lo atribuye al signo de los tiempos: "En parte es el resultado de que las mujeres están ocupando puestos directivos en campos como la banca o las empresas, aunque en cuestión de moda creo que se debe a que las diseñadoras están en mayor sintonía con las consumidoras femeninas." Inmaculada Urrea, analista de moda es de la misma opinión: "Sí hay diferencia entre una mujer y un hombre diseñando para mujer. La mujer diseñadora crea para ella antes que para las demás, no piensa en musas irreales. Chanel era muy consciente de las necesidades del día a día, e incluso sus piezas más sofisticadas eran cómodas. En cambio los hombres no respetan la fisonomía femenina. Dior las transformó en princesas y Balenciaga, cuyo interés era el volumen, en esculturas. Y eso, salvo excepciones como Yves Saint Laurent, Halston, Armani o Valentino, ha seguido siendo así." En cambio, la periodista y escritora Margarita Rivière, autora de varios títulos sobre sociología de moda no es de la misma opinión. "Sinceramente, creo que estos periodos donde surgen tantos nombres de mujer son casualidades. La historia de la moda demuestra que triunfar es un encadenado de ellas y que no depende del sexo. Puede que la cultura haya hecho a la mujer más práctica, pero eso no resta que hayan sido también imaginativas y con el pnto d elocura que requiere este oficio."

Coco Chanel abrió camino
Fué Gabrielle Chanel la pionera que, superando sus comienzos como sombrerera instaló una casa de costura en la rue Cambon. Pronto le siguieron otras mujeres como las hermanas Callot, Paquin, Louise Boulanger, o nombres con más trascendencia mediática como Madelaine Vionnet, Jeanne Lanvin, madamme Grès o Elsa Schiaparelli. Ellas protagonizaron la gran época dorada de la costura. ¿Su problema en los años 30? La financiación Inmaculada Urrea, también historiadora y autora del libro "La moda femenina en el París de entreguerras" lo explica:" Desde que se inicia la alta costura hasta la Segunda Guerra Mundial no hay una dominación de los hombres, también hay un 50% de mujeres dedicadas a ella. Esto se debe a que entonces la inversión necesaria para montar una casa de costura no era muy alta y muchas conseguían el capital de forma relativamente fácil. En cambio, tras la guerra, todo cambió, montar una casa de costura de lujo era muy caro, Christian Dior costó por ejemplo 30 millones de francos, y se hizo necesario contar con inversores. Y tanto a estos como a los bancos una mujer les daba menos fiabilidad económica."

Los felices 60
La segunda oleada de talentos coincidió con años de liberación y adquisición de derechos, los 60 y los 70. Entonces surgen nombres como la rompedora Mary Quant, Barbara Hulanicki y su fenómeno Biba, Sonia Rykiel, Vivienne Westwood o Diane Von Furstenberg, plenamente vigentes hoy. A lo largo de los 80 y 90 irán surgiendo y adquiriendo notoriedad diseñadoras como Rei Kawakubo, de Comme des Garçons, todavía hoy un referente de investigación y vanguardia, Donna Karan y Carolina Herrera, reinas de las pasarelas neoyorkinas, Jil Sander, una de las grandes impulsoras del minimalismo, hoy retirada y sustituida de forma ejemplar por Raf Simons, o la belga Ann Demeulemeester.

en Facebook

Siguenos también en: Twitter Facebook Tumblr Youtube