Los años 60 cuelgan de nuestros armarios

  • Volantes y flores

    Volantes y flores

    Este modelo que luce la actriz parece sacado de las pasarelas de esta primavera verano 2013.
  • Un aire gipsy

    Un aire gipsy

    ¿Hippy?¿Gipsy? En la segunda década del siglo XXI nos quedamos con unos años 60 de vestidos largos, estampados de colores y una reminiscencia zíngara y bohemia. Propuestas de Dolce&Gabbana.
  • Raquel Welch

    Raquel Welch

    La guapa actriz adoraba los flecos y los vestidos sueltos con flores bordadas, de aire hippy.
  • Vestido de flecos

    Vestido de flecos

    Vestido suelto, con adornos y flecos, Etro.
  • Françoise Hardy

    Françoise Hardy

    La cantante francesa de los años 60 era un icono de moda y adoraba los vestidos de placas de Paco Rabanne.
  • Jane Fonda y Françoise Hardy

    Jane Fonda y Françoise Hardy

    La actriz y la cantante eran it girls de la época. Dorado, plateado, metalizado...Tendencias que sugieron en los años 60 y se mantienen hasta la segunda década del siglo XXI.
  • Brigitte Bardot

    Brigitte Bardot

    Una belleza de los años 60.
  • Twiggy

    Twiggy

    La modelo londinense era la top model más influente de la nueva era. Tenía un rostro aniñado y lucía vestidos con print floral.
  • Estampado de Dolce&Gabbana

    Estampado de Dolce&Gabbana

    Vestido de print floral con colores primaverales. Dolce&Gabbana.
  • Línea saco

    Línea saco

    Vestido de Giambattista Valli.
  • Courrèges

    Courrèges

    Colores lisos y rotundos,líneas ligeramante evasé.
  • Yellow

    Yellow

    El amarillo era el color perfecto para la década del pop. Diseño de Blumarine.
  • Audrey Hepburn

    Audrey Hepburn

    Era la musa y la inspiración de Hubert de Givenchy, pero de vez en cuando prefría lucir un Courrèges.
  • Gafas blancas

    Gafas blancas

    Jean jacques de Castelbajac propone este look: gafas de pasta blanca, turbante y solapas.
  • Motivos geométricos, colores lisos

    Motivos geométricos, colores lisos

    Estos son los vestidos de la década de los años 60, además de los de estilo hippy.
  • Como en los 60

    Como en los 60

    Vestido sesentero de Blumarine.
  • Futurista

    Futurista

    Jane Fonda en su papel de Barbarella,la película de la heroína espacila de los años 60.
  • Metalizado

    Metalizado

    Vestido de acabado metalizado en plata. Gilles Deacon.
En los años 60 la moda vivió una auténtica revolución, paralela a las revueltas estudiantiles, estéticas y sociales. Todavía hoy, en el siglo XXI, se vive de aquellos años. Una época de diseñadores tan revolucionarios entonces como un tal Yves Saint Laurent.

27/03/2013 07:00 | Florinda Salinas

El prêt-à-porter, la irrupción de la moda joven, los tejidos tecnológicos, la anti-moda, el vaquero, las mezclas de influencias, la 'mini'... 40 años después de aquella década de revueltas, la moda actual todavía vive de sus rentas.Los alumnos del Fashion Institute of Technology de Nueva York muestran al público qué se coció en lamoda de aquellos años.

Los jóvenes, protagonistas
«No os fiéis de los mayores de 30 años», alentaba Daniel Cohn Bendit zigzagueando por las barricadas de Saint-Germain-des-Prés. Ese era el límite de la inocencia. Los adoquines de París saltaban por los aires y la V República no estaba para bromas. La moda también vivió su particular revolución y muchos de esos cambios se mantienen hoy día. Para Pablo Pena González, historiador del Traje, «la revuelta estudiantil mantenía una cultura común y lo que ahora denominamos estilo de vida. Les unía la música, además de la ideología, y tanto beatniks, como hippies y, más adelante, los punk desarrollaron una apariencia que denunciaba los símbolos de la riqueza al sustituirlos por iconos humildes como las greñas, las camisetas, los vestidos reciclados, la bisutería y los jerséis».

París, el centro.
La moda en París era protagonista de los cambios. El hombre pisó la luna en julio de 1969 y Pierre Cardin se entregaba a una estética futurista. Para Jean Paul Gaultier, que entró de aprendiz en los talleres de Cardin con 18 años, «él era un creador arriesgado y rompedor. Solía decirme que la tradición podía transgredirse, pero siempre con una condición: conocerla muy bien y amarla profundamente».

Mientras, Courrèges se entregaba al plástico y Paco Rabanne puso patas arriba el mundo de la Costura, al cambiar la aguja y el hilo por los alicates y el soplete. «Mi aportación a la moda en los años 60 fue llevar libertad a los talleres», desgranaba en una ocasión en su taller de rue D´Enghien: «Cambié el modo de trabajar y los materiales. Introduje el plexiglás, el papel, el punto de piel, el cristal, los discos láser, el aluminio, las pieles fluorescentes y el metal, de hecho Coco Chanel me llamaba Paco el Metalúrgico». Es fácil localizar hoy su revolución de las materias primas en las pasarelas: desde Miuccia Prada hasta Nicolas Ghesquière, pasando por Gucci. ¿Sus divas? Françoise Hardy, Silvie Vartan y Jane Fonda, en la película Barbarella.

Los mods londinenses
Londres también era un hervidero de modernidad. Franca Sozzani, la emblemática directora de Vogue Italia, se emocionaba ante el bullir londinense de entonces, con Biba, la mítica tienda creada en los 60 por Barbara Hulanicki y su marido, conocida por sus estampados. Y Mary Quant inventaba la minifalda, una de las tendencias más influyentes de la moda del siglo XX. italiano Elio Fiorucci importaba desde Londres vestidos y accesorios divertidos y extravagantes, que llenaban de color las calles. Y ahía estaban, cruando el paso de cebra de Abbey Road para grabar en los estudios, a Los Beatles,  oriental, que vivieron las estéticas de la época: mod, rock (suave) hippy, orientalista...

El mago Yves Saint Laurent
El líder indiscutible de aquella época era el diseñador nacido en Orán, que inventó el prêt-à-porter en 1968 cuando lanzó Rive Gauche, todo un impulso al empeño de democratizar la moda. En 2002 se despidió del cotarro ajustándose las gruesas gafas de pasta y exclamando: «No estamos en la época de la Costura, sino en la de los vaqueros y las Nike». El vaquero fue justo lo que no inventó, porque todo lo demás salió de sus manos: el esmoquin femenino, el sastre pantalón, la sahariana, los pantalones de fiesta, ese modo de llevar el trench, al estilo de su musa Catherine Deneuve. Cada vez que nos ponemos el sastre pantalón para ir a un almuerzo de trabajo, el esmoquin negro para una cena o la sahariana beige, le estamos rindiendo un homenaje sin saberlo.

Flower power
Esta temporada el print floral y botánico es una tendencia básica, lo mismo que los volantes. Para Roberto Cavalli «los volantes aportan la posibilidad de que cada mujer parezca una mariposa volando». Hace 40 años, sin embargo, apostaba por los cuadritos Vichy que vendía en una pequeña tienda de Saint-Tropez donde acudía Brigitte Bardot. Y para qué hablar del pantalón campana de Fiorucci, que vive una segunda plenitud de la mano de Chloé y Prada. «Lo que un día fuera desharrapamiento, hoy es un gesto cotidiano del vestir desde que lo vampirizó Rei Kawakubo en Comme des Garçons, en los 80», sostiene Pablo Pena. «Aquellos jóvenes airados llevaban ropa vieja y desteñida. En el siglo XXI en las fábricas se lesionan camisas con arrugas irreparables y se abrasan con lijadoras lonetas de faldas y pantalones». Y Karl Lagerfel, en Chanel, es el que se divierte deshilachando el tweed y las exquisitas gasas de la maison, para conseguir el efecto harapo.


en Facebook

Siguenos también en: Twitter Facebook Tumblr Youtube