Un alimento para cada problema

Arrugas, caída del cabello, celulitis... muchos de estos problemas tienen un problema de alimentación detrás.

15/01/2013 07:00 | mujer.es

Alimentos que te ponen guapa

Las carencias alimentarias repercuten en la belleza. Por eso es tan importante saber comer bien. Revisamos los problemas mas frecuentes y los alimentos que ayudan a socucionarlos.

¿Me salen más arrugas?
La profesora de Nutricición de la Universidad de Valencia, Victoria Alonso, asegura que la piel es la barrera que nos defiende frente a los agentes agresores externos. Por eso es uno de los órganos donde mas se acusa el paso del tiempo. Los síntomas del envejecimiento como las arrugas, las líneas de expresión o los cambios de pigmentación son daños que, en su mayoría, se deben a la exposición al sol, pero también influyen una incorrecta alimentación, el estrés, el alcohol o el tabaco. Cuando en tu rostro aparecen arrugas prematuras, es que tu cuerpo pide a gritos dosis de vitamina C. La profesora Alonso recomienda también tomar vitamina A, porque tiene efecto reparador del colágeno, y vitamina C, que mejora la elasticidad. ¿Dónde? Cítricos (kiwis o fresas) que te ayudan a frenar el envejecimiento derivado de un exceso de exposición al sol, y las verduras coloreadas.

Pelo sin brillo y frágil

Tenemos unos 100.000 pelos en la cabeza, y perdemos entre 15 y 100 cabellos por día. Pero tranquila, se reponen a la misma velocidad. Si tienes el pelo apagado y débil, lo tuyo son las proteínas (carnes, huevos, pescado), y las sales minerales, vitaminas y aminoácidos esenciales (frutas, verduras, derivados lácteos, frutos secos, etc.). También es útil recurrir a la levadura de cerveza, que por su alto contenido en vitaminas A y B, juega un papel esencial en la belleza de la piel y del cabello.

Uñas débiles y quebradizas
Indican que padeces una carencia importante de proteínas y de vitaminas E, K y C. Alonso sugiere "recurrir a alimentos ricos en hierro, como el hígado o la carne, y los que tienen gran contenido en zinc, como el cerdo, los huevos, y, sobre todo, crustáceos y moluscos.

Tristeza, ansiedad
...
La cara es el espejo del alma, y un estado de ánimo bajo puede perjudicar a tu belleza y salud. Hay alimentos que ayudan a relajarte, como el melón (rico en vitamina B), los dátiles (contienen magnesio, antidepresivo natural), el kiwi (mucha vitamina C. Su carencia produce cansancio y sensación de tristeza), espinacas (propiedades antifatiga), o la leche ( ideal contra la ansiedad).

Celulitis
La famosa piel de naranja, la pesadilla de la mayoría de las mujeres. El profesor Jesús Ramón, de la Sociedad Española de Dietética, recomienda evitar la ingesta de grasas saturadas y tomar pescado azul, frutas y hortalizas. Las infusiones con efecto diurético y desengrasante como el té verde te ayudarán a depurar el cuerpo de los excesos alimenticios.

Dientes debilitados. Las vitaminas. A, C y D proporcionan a tu dentadura la protección que necesita. Es bueno tomar pescado, hígado, huevos y frutas y, por supuesto, flúor. " Estoy tan cansada... Necesitas alimentos ricos en vitamina C, B6 -en habas, cereales, verduras, pimientos, brécol, cacahuetes, fresas, naranja, plátanos, soja, uvas, ciruelas, vitamina B9 -levadura de cerveza, espinacas-, B12 -hígado, huevos, leche-, y también vitaminas A, B, E, y minerales como el zinc, cobre, hierro y fósforo, entre otros.

Cuidado con....
El alcohol. Destruye las vitaminas y aporta calorías. A partir de medio litro de vino al día, se pueden tener carencias vitamínicas del grupo B6, C y A. Tabaco. Provoca carencia de vitamina C, arrugas prematuras, cabello reseco y piel deshidratada.

Los medicamentos. Cuando el médico los prescribe, hay que tomarlos. Pero conviene saber que los antibióticos disminuye las vitaminas A, F, B4 y B6. También pueden producir deficiencias de vitaminas los calmantes digestivos, la aspirina, algunos anti-inflamatorios, somníferos y barbitúricos.

Los regímenes de adelgazar. Casi todos producen carencia, sobre todo los que están por debajo de las 1.200/1.400 calorías diarias. No suele faltar la vitamina C, ni el betacaroteno (provitamina A), pero si puede haber deficiencia de tiamina (vitamina B1), de vitamina D, B12 y de ácido linoleico. Lo más recomendable es seguir siempre las indicaciones de los médicos y nunca hacerlos por cuenta propia.

en Facebook

Siguenos también en: Twitter Facebook Tumblr Youtube