Protege la piel de los niños

Los niños deben protegerse de la exposición solar con especial atención durante la primavera y el verano ya que su piel es más sensible. Esto previene enfermedades dermatológicas durante la vida adulta, ya que la piel tiene memoria.

3/04/2013 07:00 | mujer.es

Protege la piel de los niños (Foto: Susan Cushman)

El daño solar en la piel no es inmediato, sino acumulativo ya que ésta tiene memoria. De esta manera las quemaduras solares repetidas durante la infancia favorecen el desarrollo del cáncer cutáneo en la vida adulta.

Con la llegada de la primavera y el aumento de horas de luz natural, los niños y adolescentes realizan más actividades al aire libre. Así, al estar expuestos en mayor medida al sol, las posibilidades de que los pequeños padezcan algún tipo de problema dermatológico en el futuro crecen. Es importante que los niños estén especialmente protegidos, y sean educados para adoptar buenos hábitos de protección, ante la exposición solar durante todo el año pero con especial atención durante los meses marcados por el buen tiempo ya que su piel es más sensible a los efectos negativos del sol.

El principal inconveniente del sol es que el daño solar no se ve inmediatamente, es acumulativo ya que la piel posee memoria.

Aunque la piel del niño es más sensible al sol que la del adulto, no todas las pieles se comportan igual ante la exposición solar. Una tonalidad clara de la piel o la presencia de pecas o lunares hacen que el pequeño sea más sensible al sol y, por tanto, necesita una mayor protección.

A la hora de elegir un protector solar para los pequeños es recomendable acudir a cremas solares específicas para niños que les proteja de las llamadas radiaciones ultravioletas UV. El equipo de dermatólogos del Programa Junior de Sanitas destaca que “las quemaduras solares aumentan el riesgo de padecer cáncer de piel en un futuro. Esta es una de las razones por la que es importante la aplicación de un protector solar antes de que los pequeños se expongan al sol, así como su renovación cada 2 horas. La prevención resulta fundamental”.

Evitar que los niños pasen mucho tiempo al sol, con especial cuidado entre las 12 y las 16 horas, es otra de las recomendaciones. Del mismo modo, no hay que olvidarse de proteger la piel de los niños en los días nublados, porque aunque no se perciba el sol, se pueden sufrir quemaduras igual que en un día soleado.

Las revisiones durante la infancia permiten detectar patologías para evitar que se desarrollen enfermedades en un futuro. Así, el Programa Junior, dentro de los Programas Activos de Salud de Sanitas, es un completo chequeo médico, de dos horas de duración, especialmente dirigido a niños entre 6 y 14 años. Este chequeo está compuesto por una revisión completa de dermatología, pediatría, psicología y cardiología. Además, un Asesor de Salud perteneciente al Servicio de Promoción de la Salud de Sanitas, realizará el seguimiento y resolverá las dudas que puedan surgir a los padres sobre el chequeo de los pequeños.

La prevención es importante en todas las etapas de la vida ¡no lo olvides!

en Facebook

Siguenos también en: Twitter Facebook Tumblr Youtube